NOTICIA EL MUNDO

  • 0

NOTICIA EL MUNDO

Category : Sin categoría

05/09/2016 21:05

Varias asociaciones de comerciantes criticaron el lunes que el Ayuntamiento de Madrid no se ha puesto en contacto con ellos para elaborar el plan sobre venta ambulante y buscar soluciones a una actividad que, según coinciden, supone una competencia desleal, directa y grave a los comerciantes de la ciudad. Desde el Consistorio aseguran, sin embargo, que están trabajando ya en espacios de diálogo con las asociaciones de comerciantes, manteros y con otros actores, como los responsables de las Juntas de Distrito, cuyas propuestas serán la base de las medidas a implementar.

«La decisión del Ayuntamiento no es viable. El hecho de que se ofrezca a los manteros medidas como las que ha dado Ada Colau en Barcelona no soluciona el problema. Cuando se les de una salida a los que hay ahora habrá un efecto llamada y vendrán otros», aseguró José Luis de Lucio, gerente de APRECA, la asociación de comerciantes de las calles Preciados, Carmen, Arenal y adyacentes. Para él, la decisión municipal de brindar a los vendedores del top manta medidas sociolaborales es «populista, y está muy bien desde el punto de vista solidario», pero no soluciona el problema que esto supone en la zona centro, una de las más castigadas por la venta ambulante ilegal.

Una de las principales críticas de las asociaciones va dirigida a la actitud de la Policía Municipal. Echan en falta, tal y como denuncia de Lucio, una mayor presión por parte de los agentes. «La policía debería ser más firme y no lo es, sólo pastorea a los vendedores del top manta. Les sacan de la calle Preciados, van detrás de ellos sin correr, y los guían hasta Gran Vía. Allí vuelven a poner sus productos. Casi nunca les requisan el material, que es lo que tendrían que hacer para frenar el problema», critica.

Los comerciantes de la Plaza Mayor, otro punto habitual de los top manta en el centro de la capital, también denuncian que la situación es «terriblemente inaceptable». Así lo afirma Rafael Molina, presidente de la asociación de comerciantes, amigos y vecinos de la plaza Mayor y su entorno, para quien la decisión del Consistorio es« una intelequia, una maravillosa muestra de buena voluntad por parte del Ayuntamiento que no se ajusta a la realidad».

En ese sentido, Molinas recuerda que la venta ambulante es una actividad ilegal y «cuando algo es ilegal lo primero que hay que hacer es prohibirlo y después buscar alternativas sociolaborales o de otro tipo para ellos». Sobre la decisión del Consistorio de aplazar el plan policial para la venta ambulante, asegura que están «acostumbrados a que aquellas medidas que puede tomar este Ayuntamiento y la concejalía de Centro sean todo buenas palabras pero no actos».

Desde la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), su secretario general, Miguel Garrido, coindice con sus homólogos en que «toda actividad debe ser perseguida por parte de la policía porque es su responsabilidad luchar contra ello». Las políticas sociales que el Consistorio quiere ofrecer a los manteros, según Garrido, «están bien siempre que se puedan llevar a cabo, pero nunca deben ser un obstáculo para que se cumpla la ley».

Otros, como la Confederación de Comercios de Madrid (COCEM), se muestran sorprendidos de la decisión del Ayuntamiento, ya que aseguran que incluso les enviaron una carta la semana pasada en señal de apoyo a su decisión inicial de poner en marcha un plan integral contra los manteros. Según Luis Pacheco, presidente de COCEM, la solución a este asunto pasa por adoptar medidas efectivas de control y vigilancia policial. «La experiencia de todos estos años pone de manifiesto que cuando se han adoptado este tipo de medidas la situación ha mejorado. El Ayuntamiento debe rectificar y confiamos que así lo haga», sentencia.

 

 


Leave a Reply

Archivos